Bienvenida! Bienvenido!

Los niños de hoy necesitan la naturaleza: estar al aire libre al menos tanto tiempo como el que pasan en espacios cerrados.
Si te consideras una persona "amiga de los niños": madre, padre, educador/a, hermano, tía, abuela, vecina... Estás convencida que la interacción directa con la vida es un derecho fundamental de la infancia...Y te dispones a implicarte para conseguirlo... Bienvenida!!!!!!!! Bienvenido!!!!!!

martes, 23 de junio de 2015

HAMBRE DE CARICIAS

Solo en los últimos cuatro años, la Comunidad de Madrid dice haberse gastado la friolera de ocho millones tres cientos mil euros en nuevas tecnologías para la escuela. El último grito son las “tabletas”, destinadas a sustituir a los libros de texto desde primaria. Según informa el diario ABC, los dispositivos electrónicos mejoran “el rendimiento de los alumnos”, incluso de aquellos con Trastornos del Espectro Autista (TEA) que aparecen en la foto concentrados y sonrientes, acariciando una pantalla.
He dedicado buena parte de mi vida profesional a la infancia y, francamente, si me pidieran una lista de las principales necesidades que tiene una persona de 6 años, “rendir” y “manejar una Tablet” ni siquiera aparecerían. Por eso, al leer artículos como éste, no puedo evitar preguntarme: ¿de veras piensan los gestores educativos en los niños y niñas cuando deciden invertir esas ingentes cantidades en aparatos para “modernizar” la educación?... 
El poeta José Bergamín solía decir que "detrás de un patriota hay siempre un comerciante", frase que tal vez explique esa actitud, fría y distante, pendiente solo de las cifras, sin ninguna empatía hacia la gente pequeña, que demuestran algunos administradores. 
Pero, ¿y las educadoras?, ¿por qué sucumben ellas también a los seductores brillos del “progreso”?. Puedo barajar varias hipótesis pero, francamente, ninguna me satisface. Y solo me consuela pensar que no son todas: muchos centros apuestan por una auténtica innovación pedagógica, más allá de la incorporación acrítica de las nuevas tecnologías. Escuelas como la de Carmen, directora de un pequeño CEIP en la periferia madrileña, lo tienen muy claro: “Nuestros niños necesitan sobre todo contacto físico y emocional, algo que resulta imposible darles si están centrados en una pantalla. Por eso, tras reflexionar, decidimos utilizarlas solo en determinados momentos, siempre de forma colectiva y con las maestras cerca”. Escuchándola recordé a Eric Berne, creador del Análisis Transaccional, para quien todos los seres humanos tenemos “hambre de caricias”, una necesidad esencial de ser tocados (y reconocidos) por los demás a través del contacto piel a piel, pero también de una mirada cálida, una presencia afectuosa o una atención sincera… Y aunque, en ocasiones, pasemos el dedo por la superficie de una pantalla tal vez buscando con inocencia, el retorno de esa caricia, está claro que nunca será lo mismo.
Heike Freire
Publicado en el periódico Escuela


martes, 26 de mayo de 2015

Niño rico, niño pobre

Hace unos años, en el norte de India, tuve una de las experiencias más difíciles de mi vida. Había donado una pequeña cantidad a una escuela para niños pobres fundada por un conocido gurú. Entusiasmada, la directora me invitó a repartir en persona, el fruto de mi generosidad: algo más de un centenar de zapatos y calcetines nuevos para proteger a sus alumnos durante los dos meses de crudo invierno. Impecablemente uniformados, al más puro estilo inglés, aquellos piececillos salían de los charoles de plástico pálidos, sudorosos, hinchados y arrugados. Al verlos, deseé con todas mis fuerzas que volvieran a ir descalzos, libres para sentir las texturas del suelo, para extender sus “raíces” y renovar su energía vinculándose al campo electromagnético de la tierra. Me pareció que la mayoría de las criaturas prefería también andar sin suelas. Pero todas callaban y sonreían, así que decidí hacer lo mismo. Meses después, durante una conferencia en un encuentro internacional sobre ecología y sostenibilidad, uno de los asistentes observó que les estaba mostrando imágenes de “niños ricos descalzos y subidos a los árboles”, mientras otros ponentes les habían enseñado niños pobres… en idénticas condiciones. Pobres niños pobres que no tienen escuela. Y pobres niños ricos que no pueden disfrutar de la naturaleza…Al final, todos pobres… No es fácil definir la pobreza. Y tal vez, con demasiada frecuencia, la confundimos con la sencillez y la simplicidad. Tendemos a pensar que todo lo natural es humilde, de alguna forma “insuficiente”. Lo fabricado, lo artificial resulta en cambio mucho más atractivo. Sin embargo, sabemos que una vez satisfechas necesidades básicas como agua, alimento y refugio, son los vínculos afectivos y las experiencias vitales (más que los bienes materiales) las que nos hacen felices. Un niño que juega con un palo o una piedra puede parecer pobre. Si se la cambiamos por un caballo de madera, un Ipad, o una muñeca que habla, lo convertimos en un niño rico. Pero también le estamos robando, aunque solo sea un pedacito de lo más valioso que posee: su capacidad de creación. Y una infancia sin imaginación es como un jardín sin árboles ni flores. Ya lo decía Eduardo Galeano: mucha magia y mucha suerte tienen los niños de hoy que consiguen ser simplemente… niños.


Publicado en el periódico Escuela.

lunes, 25 de mayo de 2015

EDUCAR PER CUIDAR LA VIDA. TALLER DE PEDAGOGIA VERDA A CÀRREC D'HEIKE FREIRE.


Hola a tots i totes,

Des de l'Associació Infància, joc i natura organitzem un taller de formació amb la Heike Freire (autora del llibre "Educar en verd. Idees per apropar els infants a la natura"). La Heike és una persona especialment compromesa en defensar el dret de l'infant al joc i a la natura, si voleu seguir més tot allò que fa té un blog molt actiu: educarenverde.blogspot.com/

El taller està organitzat en moments de reflexió i diàleg i moments d'experimentació i està pensat tant per adults com per infants de manera que hi haurà estones compartides i altres estones on també els nens i nenes tindran el seu propi espai.

Els continguts que es treballaran al taller giraran entorn als beneficis del contacte amb la natura, les eines necessàries per afavorir el contacte dels infants amb la natura, el joc espontàni  i la seva comprensió, així com reflexions i vivències al voltant de com acompanyar els infants i créixer també amb ells des de la confiança amb els processos naturals d'aprenentatge i creixement. 

Per inscriure's cal enviar-nos un mail i així us confirmem si hi ha places i us passem el número de compte per fer l'ingrés.La plaça queda reservada només quan s'hagi fet l'ingrés. També us passarem informació més detallada del curs que ha elaborat la Heike.

El taller es farà en cap de setmana, concretament el dissabte 13 de juny (matí i tarda), cal portar dinar tipus picnic, i el diumenge 14 de juny només matí.

El lloc on es farà el taller és la masia Can Joan Sever de Canyamars, és un paratge fantàstic, ideal per un taller d'aquestes característiques ja que part del taller es farà a l'aire lliure. La masia està molt propera al conegut Pou del Glaç de Canyamars. Si us animeu a venir i necessiteu, us podem fer arribar algunes indicacions.

El preu del taller són 100 euros per persona i en el cas de famílies 150 euros.

Amb la il.lusió de tirar endavant aquesta nova proposta.
Restem a la vostra disposició per preguntes, dubtes,…
Atentament,
L'equip d'Infància, joc i natura.



martes, 19 de mayo de 2015

FIN DE SEMANA FAMILIAR EN LA NATURALEZA

Queridas lectoras y lectores,
la asociación Aprendemos Todos organiza un fin de semana familiar en la naturaleza el próximo mes de junio, en la localidad de Pradoluengo (Burgos). Una nueva oportunidad para disfrutar de un tiempo de calidad entre niños y adultos, para reforzar nuestros vínculos, compartir, hacer tribu, cuidarnos y cuidar la vida.
Os esperamos!!!
Abrazos primaverales
Heike 




sábado, 16 de mayo de 2015

Quiero ir a jugar! Un video hecho por los niños!

martes, 5 de mayo de 2015

Conferencia en la Universidad de Granada y Taller en El Bosque

Queridas lectoras y lectores,
el próximo día 21 de mayo impartiré una conferencia en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada, seguida el viernes 22 y sábado 23 de un taller sobre educación verde en el centro El bosque de Monachil.
Será un placer compartir con quienes podáis acercaros a esta hermosa tierra.
Aquí os dejo toda la información
Un abrazo



domingo, 3 de mayo de 2015

BOCAS DE FRESA

Uno de los ámbitos donde mejor se expresa el poder del mercado frente a la escuela, es el de la educación de género. Los 9.000 millones de euros al año que gastamos en productos para la infancia son un argumento imparable. Su calidad y los valores que promueven importan menos: todo lo que alimenta la desgastada y abúlica máquina de la economía hay que celebrarlo. La discriminación sexual ha dejado de ser una cuestión ideológica para convertirse en el resultado de una mercadotecnia estrictamente democrática que vende con inocencia “lo que piden los consumidores”.  Al parecer, las niñas de hoy aspiran a ser princesas, modelos y actrices; a salir en una peli, ponerse ropa chula y ser las más guapas. Quieren vivir entre algodones y corazones… y quizás, algún día, encontrar al Príncipe…
Junto a las diferencias cerebrales entre hombres y mujeres (que, al parecer, ¡remontan al Paleolítico!) el éxito del color rosa y los salones de belleza para niñas son una prueba más de que los roles tradicionales responden a fuertes condicionantes genéticos. El nuevo machismo no escatima investigaciones y pruebas “científicas” para justificar sus insostenibles argumentos. 
Pero llegar a ser princesa exige numerosos sacrificios. Casi tres cuartas partes de las adolescentes están insatisfechas con su apariencia física y más de un tercio afirma seguir una dieta…En su anhelo por alcanzar el “estándar”, muchas niñas y jóvenes acaban sufriendo anorexia o bulimia, se embarcan en una violenta transformación de sus cuerpos (prótesis, cirugía vaginal…) o son víctimas de cualquiera de las muchas formas de (auto)vejación que les impone la cultura hipersexual, disfrazada de liberación femenina, en que vivimos. La inseguridad, el miedo, la impotencia y la vergüenza, acompañan el acceso a una identidad femenina desvalorizada, reducida a un mero objeto y sometida a la tiranía de la imagen.
Jugar a princesas no es una simple diversión: como todo juego es un proceso de aprendizaje holístico a través del cual las niñas imitan modelos, desarrollan capacidades, dan espacio a emociones y sentimientos, construyen su mundo y van asentando su personalidad. Por eso no basta con enseñarles a discriminar entre ficción y realidad como aconsejaba recientemente una psicóloga.

Heike Freire publicado en el periódico Escuela