Bienvenida! Bienvenido!

Los niños de hoy necesitan la naturaleza: estar al aire libre al menos tanto tiempo como el que pasan en espacios cerrados.
Si te consideras una persona "amiga de los niños": madre, padre, educador/a, hermano, tía, abuela, vecina... Estás convencida que la interacción directa con la vida es un derecho fundamental de la infancia...Y te dispones a implicarte para conseguirlo... Bienvenida!!!!!!!! Bienvenido!!!!!!

jueves, 19 de febrero de 2015

CORAZONES, NO SOLO CABEZAS EN LA ESCUELA

Continúo compartiendo con vosotras la columna que publica cada mes el periódico ESCUELA.
En esta ocasión, con un texto desde el corazón.
Espero que te guste
Un abrazo

Corazones, no solo cabezas en la escuela
Con este sugerente título, el controvertido pedagogo escocés Alexander Neill hacía, en 1945, una defensa de la escuela holística, preocupada no tanto por los resultados académicos de los alumnos sino, especialmente, por sus necesidades afectivas. Hoy en día, los programas de educación emocional son cada vez más frecuentes en los centros, pero no siempre abordan en toda su globalidad y complejidad las interrelaciones entre los aspectos físicos, cognitivos, emocionales, sociales y espirituales, del ser humano.
Las observaciones de Neill han sido corroboradas por las investigaciones de la psicología y la neurología: cuando las personas nos sentimos amadas, es decir, aceptadas y seguras de poder ser tal como somos, nuestro cerebro disfruta del ambiente óptimo para desarrollar todo su potencial. El solía decir que cuando la emoción es libre, la inteligencia viene por sí misma. Hoy, podemos afirmar, que si una alumna se siente a gusto consigo misma, tiene suficiente autoestima y un buen autoconcepto, desplegará la motivación necesaria para alcanzar las metas que se proponga. Educar el corazón significa reconocer el valor vital de éste órgano que, según la neurocardiología, posee un sistema nervioso con unas 40.000 neuronas y es el único que envía más información al cerebro de la que recibe. Su inteligencia es rápida e instintiva y ofrece una orientación para la vida mucho más sólida que la mera racionalidad, con sus eternas dudas y preguntas. Cuando, en lugar de estar encogido por el miedo, la ansiedad y el estrés que caracterizan el mundo moderno, el corazón está expandido, envía señales químicas y electromagnéticas al resto del cuerpo que equilibran el sistema nervioso y aportan regulación emocional, bienestar y alegría.

Las escuelas deberían organizarse para crear una cultura de amor y respeto; pero también cada docente puede aportar algo más que su granito de arena. Basta con recordar algún profesor que nos haya marcado en la infancia. Los niños aprenden de aquellas personas a las que aman.

viernes, 13 de febrero de 2015

lunes, 26 de enero de 2015

AUTONOMIA INFANTIL, RIESGO Y APRENDIZAJE. CONFERENCIA EN EIVISSA


domingo, 25 de enero de 2015

Cuidar la Vida
Taller de Pedagogía Verde con Heike Freire

Tanto los estudios como la propia experiencia personal muestran que la naturaleza es una fuente inagotable de salud, bienestar, aprendizaje y creatividad que No Tiene Sustituto. La interacción directa con el medio es esencial para el desarrollo sensorial, motor, intelectual, social y afectivo. Este taller te ayudará a conocer y comprender los beneficios del contacto con la madre tierra. También te proporcionará las herramientas adecuadas para acompañar el crecimiento de tus hijos y alumnos en Armonía con los Procesos Naturales dentro y fuera de ellos.

Dirigido a madres, padres, maestros, profesores, educadores, profesionales de la infancia y toda persona amante de la naturaleza y de la infancia. Los niños y niñas tendrán su propio espacio y, si lo desean, podrán participar en el taller

Programa
Sesión 1: sábado de 10 a 14 horas.
-      Reflexión teórico-práctica en sala sobre la situación de la niñez hoy. El déficit de naturaleza y los beneficios del contacto para la salud, el bienestar y el desarrollo holístico en cada etapa. A partir de las vivencias y experiencias de los participantes
-      Herramientas para favorecer el contacto: reconocer las necesidades auténticas, acompañar el juego y el aprendizaje espontáneo, apoyar el desarrollo autónomo, superar miedos e implicar a niños y niñas en la construcción activa de su seguridad.
Sesión 2: sábado de 15:30 a 19:30
-      Comprender el juego infantil en espacios abiertos: dimensiones, etapas del desarrollo, dinámicas, tipos de aprendizaje, interacción social
       Práctica y reflexión vivencial en un jardín con la participación de los niños: observación de la actividad libre y acompañamiento respetuoso en los ámbitos del aprendizaje, la afectividad, las relaciones sociales, la seguridad…

Sesión 3: domingo de 10 a 14 horas
-      Al encuentro con la tierra: sensaciones, ritmos y ciclos. Estimulación natural y artificial en el desarrollo de la sensibilidad.
-      Sesión práctica de convivencia para el desarrollo de la sensibilidad y la conexión con la tierra de niños y adultos en un espacio natural-salvaje

Fechas Sábado 21 de febrero de 10 a 14h y de 15:30 a 19:30h y domingo 22 de febrero de 10 a 14h

Inversión 100 €/persona

Lugar e inscripciones
Madrid Active School, C/ Antonio Reig 6, y zonas cercanas al colegio en la Dehesa de la Villa.

Para más información e inscripciones dirigirse a: madridactivevents@gmail.com y al teléfono 627810121

viernes, 12 de diciembre de 2014

ELOGIO DE LA PEREZA

Otro pequeño artículo publicado en el periódico Escuela:

Elogio de la pereza
En la cultura productivista que vivimos, “no hacer nada” está muy mal visto. Los padres preguntan cada día con ansiedad a sus hijos ¿qué has hecho en el cole? Y las escuelas, obligadas a presentar sus “resultados” se están convirtiendo en auténticas fábricas donde se elaboran todo tipo de productos: manualidades, dibujos y pinturas, fichas, ejercicios, regalos, pósteres, cuadernos, videos…La consigna es producir y producir, aunque no siempre se sepa muy bien por qué, ni para qué. El rendimiento exige dedicación y, sobre todo, concentración. Si un alumno se queda un momento pensativo, mirando a la ventana, enseguida viene alguien a sacarle de su distracción, “¡vamos espabila!, ¡atiende!, ¡despierta!”. El mundo interior, todo lo que no suele mostrarse inmediatamente hacia fuera, lo que no es directamente visible ni puede ser medido, comparado y, especialmente, controlado, no tiene ningún valor. Los psicólogos llaman al aburrimiento “monotonía estimular”, término que refuerza el enfoque externo y superficial de sensaciones que, sin embargo, son enteramente subjetivas. A veces, el aburrimiento puede llegar a convertirse en un auténtico drama y es casi lo peor que puede ocurrirle a una criatura hoy en día. Afortunadamente, la mayoría de los niños cuenta con un arsenal de dispositivos electrónicos para evitarlo. A mediados del siglo pasado, José Bergamín escribió que el aburrimiento es “la perla de la ostra”: gracias a él una persona aprende a relacionarse consigo misma…, es capaz de atravesar su propio vacío y de crear. Hoy, con el descubrimiento de la Red Neuronal por Defecto (RND), las investigaciones neurológicas confirman la intuición del genial poeta; se trata de un conjunto de regiones cerebrales que colaboran entre sí mientras la mente está en reposo. Contrariamente a lo que solía pensarse, cuando no hacemos nada, algunas partes de nuestra mente están incluso más dinámicas que en los momentos activos. Los trabajos silenciosos de la RND cumplen la función de un director de orquesta: sincronizan e integran la información de diferentes áreas cerebrales y son esenciales para relacionar, fijar y elaborar vivencias y experiencias. Así que, ya sabes, la próxima vez que vayas a llamar perezoso a alguien...piénsalo dos veces.


ACOGER LA NATURALEZA DE CADA NIÑO Y CADA NIÑA

Queridas lectoras y lectores:
El periódico Escuela me ha encargado una serie de pequeños artículos que se publican una vez al mes.
Voy a compartir aquí con vosotras algunos de ellos.
Espero que os gusten y, sobre todo, que susciten muchos comentarios.
Un abrazo

Acoger la naturaleza de cada niña y cada niño

Hace unos meses, ofrecí a los asistentes a unos talleres para padres y educadores, la posibilidad de poner en práctica algunos conceptos sobre el juego espontáneo que habíamos estudiado durante la mañana. La sesión iba a desarrollarse al aire libre, en un parque público tan vacío que parecía reservado para nosotros: 50 adultos y unos 30 niños y niñas. Desde que llegamos, fue interesante ver como íbamos ocupando el espacio y situándonos unas con respecto a otras. La mayoría de los niños se instalaron en el centro del parque, en una zona con grandes piedras. Había pedido a los adultos que se mantuvieran a distancia, observando los acontecimientos con unos sencillos criterios. Su actitud debía ser lo más neutra posible y solo podían intervenir si lo creían necesario. Pude notar la inquietud que generaban algunas interacciones entre las criaturas y con los elementos naturales. Fue entonces cuando el grupo de mayores (6 a 10 años) empezó a buscar un espacio propio, lejos de la mirada adulta. Al terminar, nos juntamos para compartir observaciones. Una madre comentó que su hijo manipulaba continuamente palos y piedras, en lugar de jugar con los demás. Le preocupaba su timidez y temía que no desarrollara habilidades sociales. Sorprendida, otra mujer explicó que, por el contrario, su pequeña había pasado todo el rato con sus compañeros y le inquietaba que no interactuara con el entorno. ¿Tal vez su actitud denotaba cierta dependencia emocional, una incapacidad para estar sola?. Hubo un largo silencio y las dos mujeres cruzaron sus miradas. Un maestro se preguntó en voz alta: “¿Por qué en lugar de valorar sus cualidades nos empeñamos en que sean de otra forma? Alguien susurró: “Y a eso le llamamos educación....”. Recordé una frase de Ronald Laing, el conocido anti-psiquiatra inglés: “antes que un objeto a transformar, un ser humano es una persona que necesita ser aceptada”.

Naturaleza al menos tres veces al día


Buenos días! Quería compartir con vosotros el video que me ha enviado Borja Antolín supongo que es su hijo, aunque desconozco el nombre del protagonista.
Gracias Borja!
Y sobre todo gracias a ese precioso niño
Un abrazo