¿Aprender con gozo o con dolor?

by 12:12 0 comentarios
El conocido dicho "la letra con sangre entra" debe estar profundamente arraigado en nuestro inconsciente colectivo metamorfoseado hoy, por ejemplo, en un: "la letra con metilfenidato entra" para los miles de niños (entre un 5 y un 8% en nuestro país) con diagnóstico de TDAH, que gracias a Concerta o a Rubifen pueden realizar, cada día, las tareas escolares. Tan diferente de ese "aprendizaje por ósmosis" que aumenta la permeabilidad de nuestra mente, y de nuestro ser entero, cuando disfrutamos de un bienestar que nos permite abrirnos a todo cuanto acontece: el placer de aprender. 
A lo largo de mi vida he podido experimentar y ser testigo de ambos tipos de aprendizajes. Sin duda el que me parece más profundo, duradero y con menos efectos secundarios, es el segundo. ¿Te animas a compartir con nosotras algunas experiencias "osmóticas" que te hayan marcado?. Tal vez podríamos hacer una especie de inventario de aprendizajes gozosos que contribuyera a cambiar, al menos un poquito, la memoria colectiva. O quizás opinas que, de todas formas, algunas cosas sólo pueden aprenderse a través del sufrimiento (por ejemplo, si no te quemas, nunca conocerás los peligros del fuego). ¿Qué te parece?

Heike Freire

Pedagoga

"Quien se aleja de la naturaleza, se aleja también de sí mismo. Jamás podrá beber el agua fresquísima que mana de su fuente más íntima". Friedrich Nietzsche.

0 comentarios:

Publicar un comentario