Un día en el huerto escolar de Olba

by 13:56 3 comentarios

María Niubó, una de las mamás de la escuela pública de Olba, en Teruel nos envía este precioso artículo donde cuenta cómo disfrutan niños y niñas cuidando de la tierra. Muchas gracias María!!!

Es una mañana de un día cualquiera de otoño estoy en el huerto de la escuela y oigo un griterío de niños que salen del aula y se van acercando al huerto. A medida que nos van viendo nos van saludando: ¡hola Jaque! ¡hola Maria!

El huerto está situado en una finca al lado del edificio de la escuela. Es un terreno cedido por un señor del pueblo.
Este huerto lo vamos llevando tres padres, entre los que estoy yo, Maria, también Jaque y Clemente.

Veo a los niños, junto con su maestra, Delfi, bajando por el pequeño desnivel que lleva al huerto. Vienen todos hablando y contando cosas. A medida que van entrando en el huerto van mirando lo que está plantado, o no.
Y ya situados, la maestra empieza a preguntar qué podemos ver o hacer en el huerto. Hoy por ejemplo Jaque ha traído unas lechugas y unas cebollas. Vamos repartiéndonos el espacio y los niños van cogiendo las plantas y las van poniendo en la tierra para plantarlas y después regarlas.
Una vez acabado este trabajo, se van colocando en sitios diferentes y van viendo las plantas que ya han nacido, también las que hemos sembrado nosotros, los padres, sin que ellos estuvieran.
Y van tomando apuntes para luego en el aula completar su “calendario de siembras y cosechas”, e ir apuntando las cosas que están saliendo y las que puede que hayan fallado.
También van viendo que en el huerto no se utilizan abonos químicos. Practicamos la huerta ecológica, y para ellos es lo más normal. Ven sacar las hierbas a mano, acolchar la tierra para conservar su humedad, y bichitos que nos ayudan con el pulgón... También nos “peleamos” con los caracoles y las babosas que a veces se nos comen la lechuguitas.

Otros días también han estado midiendo el tamaño de las calabazas y de los tomates. Apuntando todo tipo de plantas aromáticas y flores que hay en el huerto. Y recogiendo la cosecha de sandías, que este verano solo fueron dos, una grande y otra más pequeñita.
Con las que practicaron los pesos, medidas y después la degustación, comiéndoselas muy a gusto.

Normalmente vienen en grupos separados por las dos aulas que hay en la escuela, una la de primaria, con su maestra Delfi y la otra de infantil, con su maestra Rosa.
Los más pequeños cuando bajan primero tienen que controlar el no correr o pisar las plantas del huerto. Uno de los días que bajaron los pequeños, después de sembrar unas habas, nos pusimos a ver unas orugas que se estaban comiendo una ruda. Las orugas eran de colores verde, amarillo y rojo y les encantaron a los niños que se las llevaron para ver si se convertían en mariposas. Otro día vinieron a recoger las uvas con las que después hicimos mosto en la escuela y todos degustaron ese líquido morado que les encantó.
En el huerto aprenden la diferencia entre una cebolla y un puerro. Aprenden a recoger los frutos. Por cierto, al lado del huerto tenemos un árbol de Caqui, y cuando estuvieron maduros, con los niños más mayores y algunos adultos más, organizamos la recolecta de los caquis, con cañas, rastrillos y cestos para colocarlos bien en unas cajas. Y después con estos caquis, en el taller de cocina hicimos una mermelada que vendimos en el mercadillo mensual que se hace en Olba, junto con los caquis maduros que nos quedaron.


El huerto es un gran aprendizaje para los niños, en el se puede aprender la alquimia de la vida, casi todas las materias que pueden dar en la escuela las podríamos ver en un huerto.
Y aquí en Olba, con unas maestras y unos padres implicados queremos que los niños vivan la tierra, y vean que todo puede salir de ella. Y como resaltó Clemente en un reportaje que nos hicieron del huerto en el Diario de Teruel: “es muy importante que los niños sepan cultivar, el valor que tiene la tierra. Tan importante es que conozcan los alumnos cómo utilizar la azada como el ratón del ordenador. Todo viene de la tierra. Siguiendo las enseñanzas del físico, educador y ecologista F. Capra”.

Y ya después del rato pasado en el huerto, los niños recogen sus cuadernos, si es que los han traído, y vuelven a subir el desnivel que los lleva a la calle de vuelta a la escuela.
¡Adiós Jaque!, ¡Adiós Maria! (este día no estaba Clemente) Y se van con su griterío alegre para el aula.
El huerto se queda en silencio, quedan las plantas que han puesto los niños y queda su alegría, y alguna que otra goma o libreta olvidada ….



Heike Freire

Pedagoga

"Quien se aleja de la naturaleza, se aleja también de sí mismo. Jamás podrá beber el agua fresquísima que mana de su fuente más íntima". Friedrich Nietzsche.

3 comentarios:

  1. Que espacio tan maravilloso. ¡¡Me encanta!! :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario Rukadecolores!. A mí también me gusta mucho. Se ve que los niños y niñas están felices rodeados de colores!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Precioso proyecto, precioso lugar y preciosa gente!
    Un beso especial para María y Clemente.

    ResponderEliminar