CONSUMIR...MAS DIVERTIDO QUE SALIR AL CAMPO?????

by 11:33 12 comentarios
En estas fechas de compras y regalos, los fabricantes de juguetes no pierden la oportunidad de mostrarnos el rostro deformado de una infancia que responde a sus codiciosos intereses.Cuando todas las investigaciones realizadas en el campo del ocio infantil y la psicología ambiental coinciden en que niños y niñas prefieren los entornos "verdes", seguramente porque perciben sus enormes beneficios para la salud y el bienestar global, la marca Toys're us Reino Unido acaba de sacar este tendencioso spot. En él, un grupo de alumnos pasa del aburrimiento a la euforia al descubrir que el destino del autobús escolar donde viajan no es una salida al campo, sino una tienda de juguetes.... Lo que la publicidad no cuenta es cómo su tendencia a la manipulación y el engaño deja a los pequeños profundamente decepcionados. Una cuestión ética que, como tantas otras, nuestra sociedad pasa por alto. En una reciente conversación con un grupo de amigos, la mayoría recordábamos el amargo sabor que nos dejaban las enormes diferencias entre las características y capacidades de los juguetes que veíamos en TV (o en los catálogos y escaparates de las tiendas) y la realidad que descubríamos tras el papel de regalo. Tal vez por eso, un par de días después de Reyes las basuras están repletas de cacharros rotos. 
Es obvio que la industria NECESITA NIÑOS COMO ESTOS. Quienes se divierten entre árboles jugando espontáneamente con palos y piedras NO SON NEGOCIO. ¿Acaso NECESITAN las criaturas lo que los fabricantes les ofrecen? Y ¿hasta cuando vamos a permitir que los anuncios continúen falseando la imagen de la infancia, de sus necesidades, gustos y preferencias?  



Heike Freire

Pedagoga

"Quien se aleja de la naturaleza, se aleja también de sí mismo. Jamás podrá beber el agua fresquísima que mana de su fuente más íntima". Friedrich Nietzsche.

12 comentarios:

  1. El anuncio no dice que sea mejor ir a la tienda que a la naturaleza. El anuncio dice que los niños se alegraron mucho al saber que iban a una tienda de jugetes.
    Y tengo una mala noticia para ti, seguramente sea cierto.

    También prefieren las golosinas a la sopa y jugar en vez de estudiar.
    Es lo que tienen los niños.


    ResponderEliminar
  2. Estimado anónimo, muchas gracias por tu comentario. Es un fiel ejemplo de cómo la publicidad construye una imagen de la infancia y luego nosotras nos la creemos.
    Por eso necesitamos informarnos, necesitamos datos. Aquí tienes un estudio realizado por Unicef UK en tres países: Inglaterra, España y Suecia, hace un par de años. En él se muestran las preferencias de los niños: salir al campo con la familia o los amigos es la opción más valorada por la mayoría de ellos independientemente de su nacionalidad.
    http://www.unicef.org.uk/Documents/Publications/IPSOS_UNICEF_ChildWellBeingreport.pdf
    En cuanto a sus preferencias alimenticias, tienen mucho que ver con hábitos familiares, necesidades fisiológicas y estilos de crianza.
    Por último, por supuesto que niños y niñas prefieren jugar!!!! Por lo menos hasta los doce años es la mejor manera de crecer y desarrollarse!. Así aprenden mucho más que estudiando...!!! Te aconsejo que leas algunos estudios porque sobre el tema del juego hay muchísimos y muy buenos. En inglés: Bob Hughes, Evolutionary Playwork. Peter Gray, Free to Learn. Y en castellano, Jose Luis Linaza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Que poco sabemos de como es el niño! Ese es el mal de nuestra sociedad, hacer el niño a nuestra imagen, en vez de intentar hacernos a la suya… Gracias Heike por tus posts. Un abrazo, Catherine L'Ecuyer (autora de Educar en el Asombro, Plataforma Editorial, 6ª ed.)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario Catherine!. Es un verdadero lujo leerte por aquí!. Estoy totalmente de acuerdo contigo: nuestros prejuicios e ideas comunes a cerca de lo que son los niños les limitan y nos limitan.
    Pero el debate está servido. Y es la única manera de avanzar.
    Copio aquí la opinión de una persona sobre el post en otro foro:
    "Pues no me parece para tanto, qué queréis que os diga. Si me llevan de excursión al campo siendo niño, y me aparece un tío diciendo que voy a poder jugar con miles de juguetes que no puedo permitirme, eligiendo uno para llevarme a casa, también me pondría como esos niños
    Son niños, coño. Si se les conciencia, les importará el medio ambiente, pero su mayor preocupación seguirá siendo hacer el cabra y pasárselo bien".
    Y mi respuesta:
    "No estoy de acuerdo. Los niños no necesitan que se les conciencie para amar la naturaleza. Se sienten naturalmente atraídos por ella, vienen al mundo con ese instinto. Después se les condiciona para que se sientan atraídos por los juguetes de colores chillones y sonidos estridentes. Pero eso no dura mucho. Cualquier persona que tenga hijos sabe que pueden pasar mucho más tiempo jugando con agua, con un palo o una caja de cartón que con cualquiera de esos sofisticados juguetes que enseguida les aburren porque son muy atractivos al principio pero ofrecen pocas posibilidades plásticas y creativas. Y disfrutan mucho más haciendo el cabra en los espacios abiertos que en lugares cerrados".

    ResponderEliminar
  5. Brueguel el Viejo en su tan elocuente cuadro "Niños jugando" ya mostraba un auténtico elenco de juegos medievales vistos en retrospectiva por el pintor flamenco. todos ellos, juegos de exterior, en su mayoría juegos que no requerían de juguetes o en su caso de útiles fáciles de ejecutar o procedentes de otros productos existentes (aros de tonel, palos, cuerdas...) pero también había un hueco entre todos ellos para el juguete de construcción educativo (esquina inferior derecha del cuadro). Los juguetes creativos nos acompañan en la historia desde antiguo y sus valores no deben ser confundidos con la deriva consumista de la sociedad. El niño ama a la naturaleza igual que ama el juego y se siente atraído de modo innato por lo desconocido y por la abstracción de ciertos juguetes (hayan sido generados por la industria, por la artesanía o por el azar). Palabra de juguetero juguetón...

    ResponderEliminar
  6. Creo que los niños disfrutan y son felices en la naturaleza, corriendo, jugando con palos y piedras ,ensuciandose con el barro,trepando por rocas y arboles...
    También creo que hay varios problemas principales para que los niños sean plenamente felices en la naturaleza:
    1. Los padres ven muchas veces la naturaleza como un medio peligroso, no controlado.
    2.Los niños no pueden trepar, saltar en los charcos, jugar con el barro , ni hacer cosas divertidas porque siempre hay una voz que les dice:-cuidado con el barro, que te vas a ensuciar!! -no te subas a esa piedra que te vas a caer !!-No pises los charcos que te vas a mojar!!.
    Es dificil divertirse con tantas restricciones en un entorno con tantas posibilidades.
    3.Por otra parte, los niños que no han salido al campo desde pequeños y no han desarrollado ese juego libre, un niños cuyo principal divertimento son los videojuegos ,las pelis de dibujos animados y los juguetes que lo hacen todo... cuando llegan al campo, no saben a que jugar y se aburren.

    Por eso es tan importante que salgan al campo desde pequeños, que se les deje jugar libres, el campo es divertido, sano y no es mas peligroso que estar sentado en un sofa viendo una peli y comiendo palomitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Climber Mon, (asumo que eres mujer, pero igual me equivoco!)
      muchas gracias por tu comentario. Creo que resume muy bien las dificultades que encontramos para acercar a los niños y niñas a la naturaleza.
      En algunos de mis cursos trabajamos con padres y maestros precisamente sobre nuestros miedos adultos, como se los trasladamos a los niños y qué podemos hacer para ayudarles a crecer en la confianza.
      Y como tú bien dices la mejor manera para superar el miedo, la biofobia, es acercarse a la natura y poco a poco ir familiarizándose con ella, recuperando esa seguridad en la vida, que nos expande y nos hace felices...
      Un abrazo
      Heike

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo Fermin. El objetivo de este post no es descalificar los juguetes didácticos, (pre)fabricados, sino corregir lo que tu llamas la "deriva consumista" y, especialmente, poner en evidencia la imagen deformada de la infancia que nos transmiten los medios de comunicación y que puede hacerles (y hacernos) mucho daño. En este sentido, Catherine L'Ecuyer acaba de publicar en su blog (http://apegoasombro.blogspot.com.es) un post sobre lo que en psicología social y en pedagogía llamamos profecía autocumplida o efecto Pigmalión. Este conocido fenómeno demuestra como nuestras ideas, creencias y prejuicios sobre otras personas (y especialmente los niños cuyo ser está abierto, en proceso de construcción) pueden llegar a determinar decisivamente su comportamiento. La publicidad tiene una enorme influencia sobre nuestro inconsciente. Para contrarestrarla, nuestro único camino es la palabra, el diálogo honesto y sincero sobre hechos, experiencias, datos científicos, sentimientos...Un diálogo respetuoso que no necesite gritar ni imponerse, que no hable desde el poder o la lucha, sino desde el cuidado de la vida...
    Y quiero decir que estoy orgullosa porque los comentarios a este post demuestran que es posible.
    Muchas gracias juguetero juguetón!!!

    ResponderEliminar
  8. Estimadas lectoras y lectores,
    quisiera compartir con vosotras el mail que me ha enviado Dirk Schmechel, coordinador del grupo de trabajo europeo sobre pedagogía forestal (http://www.forestpedagogics.eu/) al conocer a través de este blog el anuncio de ToysRus.
    Os copio el texto en inglés y luego lo traduzco:
    "The advertising – tube for me was shocking!
    Of course it´s ok when kids like to go to ToysRus, but to make advert.-streams by doing down (very very senseful!!) education initiatives is piteous and mean.
    Untill 2010 this kind of (comparing, judging) advertisement was not allowed in Germany, but today it is normal.
    I don´t know if it will bring some benefit to complain officially against ToysRus, but we will talk about it in our group".
    (traducción)
    "El anuncio me ha sorprendido mucho. Por supuesto está bien que a los niños les guste ir al ToysRUs, pero hacer una publicidad descalificando las iniciativas de educación forestal es lamentable y mezquino. Hasta el 2010 este tipo de publicidad que juzga y compara estaba prohibida en Alemania, pero hoy en día es normal. No sé si será útil hacer una queja oficial contra ToysRUs, pero vamos a hablar sobre ello en nuestro grupo".
    Como veis, este pequeño blog que todas y todos estamos haciendo, tiene sus repercusiones. Por eso os animo a seguir partipando, leyendo, escribiendo, compartiendo...
    Y muchas gracias a Carlos Fresneda, corresponsal de El Mundo en Londres, buen amigo y cómplice para asuntos ecológicos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. La clave nos la da el propio nombre de la famosa tienda de juguetes: "Toys´re us" significa "Los juguetes somos nosotros", frase que además de un sentido aparente publicitario -tenemos todos los juguetes- tiene otro sentido más profundo que podríamos expresar diciendo: "las cosas somos nosotros" o "somos lo que tenemos", el tener por encima del ser, propio de estos tiempos del consumismo, la superficialidad, el materialismo y la falta total de un horizonte trascendente, de esencia de humanidad.
    Y claro, hay que empezar por los niños. Porque la otra idea implicada aquí es que los niños son adultos en formación, carcazas vacías de futuros adultos que hay que llenar con lo que los actuales adultos creemos conveniente, cuando lo cierto es que los actuales adultos no somos otra cosa que lo que quedó después de ir poco a poco frustrando las enormes posibilidades que aquellos niños del pasado tenían. ¿Es eso lo que queremos para nuestros hijos? En mi caso, hace mucho, mucho tiempo que la respuesta es no.
    Sinceras felicitaciones por el blog, Heike: una labor necesaria si queremos devolver la libertad a los niños.
    Jesús García Blanca.

    ResponderEliminar
  10. si , gracias a ti, Heike, gracias por este blog, otro mundo futuro es posible para nuestros hijos, entre todos, cambiando poco a poco mentalidades.
    Por cierto, soy mujer y mamá de dos niños preciosos a los que les encanta el campo y son felices en él.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Querida Heike:
    Desde Acción Educativa queremos transmitirte todo nuestro apoyo ya que suscribimos letra por letra, punto por punto, todo lo que comentas en tu post.
    Desde nuestra reflexión y trabajo en la defensa de la dignidad de la infancia, consideramos que el anuncio de Toys´r´us supone un nuevo ejemplo de manipulación y de utilización de l@s niñ@s con fines lucrativos. Fines éstos que, según la lógica de mercado que rige esta sociedad, son legítimos (no en vano, lo que quieren es vender juguetes) pero que alcanzan un grado peligroso de exposición a la infancia a un consumismo atroz y salvaje que, desde nuestro punto de vista, les puede hacer mucho daño.
    Tal y como dice Dirk Schmechel, seguramente a l@s niñ@s les guste ir a Toys´r´us pero es radicalmente mentira que se aburran en un bosque, en una montaña o en un valle. Es cierto que los colores chillones y las imágenes vertiginosas les llaman la atención sobremanera (digamos que les abruman) pero es más cierto aún que un/a niñ@ valora y se emociona ante un bello paisaje natural, se estremece con los animales y disfruta jugando e investigando en la Naturaleza. Y no es menos cierto que una tienda de Toys´r´us es igual o más peligrosa que el campo.
    Debemos defender a ultranza que l@s niñ@s tengan las mismas oportunidades y la mayor cantidad y tipos de experiencias positivas para que ejerzan su capacidad de elección. Estos anunciantes no deben compartir nuestra intención ya que no ponen en igualdad de condiciones una experiencia con la otra. Por ello, concluimos que manipulan y condicionan la elección de l@s niñ@s.
    Un abrazo solidario y cariñoso de Acción Educativa. Compartimos y nos sumamos a esta lucha por crear nexos de unión entre Naturaleza e Infancia.
    MRP Acción Educativa.

    ResponderEliminar