EL ENTUSIASMO ES EL MEJOR ABONO PARA NUESTRO CEREBRO

by 10:30 0 comentarios
Queridas lectoras,
hace unos meses tuve la oportunidad de entrevistar a André Stern, hijo de Arno Stern y autor del libro "Yo nunca fui a la escuela" (Litera libros, 2014). Fue un encuentro intenso y muy interesante que me hizo recordar el que tuve con su padre en París hace más de diez años. 
El texto acaba de publicarse en la revista Mente Sana.
Os copio aquí unas líneas para que os hagáis una idea:



Su padre, Arno Stern, es uno de los principales especialistas mundiales del dibujo infantil, descubridor de la teoría de la “formulación”: los trazos libres y espontáneos que, bajo ciertas condiciones de respeto, realizan niños y adultos, son expresión de la memoria orgánica de la especie; una memoria que nos ayuda a reconocernos y a afirmar nuestra existencia única y singular. Las ideas de Arno, fruto de la observación de miles de personas en los 5 continentes durante más de 60 años, se materializaron y evolucionaron en el “lugar cerrado” (“Le Clos lieu”) un espacio de regeneración de la espontaneidad creado en París a finales de los 50. Es en este contexto donde André nace y crece, y donde se desarrolla su particular trayectoria vital. A sus 43 años, ha sido bailarín, guitarrista, lutier, compositor, periodista, padre y, desde la publicación de su primer libro en 2009 (que va por su sexta edición en Alemania) imparte conferencias y asesora organizaciones y escuelas sobre los beneficios de una educación basada en la confianza en las personas. Sus reflexiones también pueden encontrarse en la página web: http://ecologiedeleducation.com

¿Dirías que has tenido una infancia “normal”?
La gente cree que soy especial, me consideran una excepción. Pero se equivocan. Mi vida ha sido de lo más natural, como cuando metes una pepita de aguacate en agua y echa raíces. Nada extraordinario. Cualquier niño en las mismas condiciones viviría con idéntica intensidad…

Quieres decir que no vayan al cole? Muchas familias no podrían permitírselo…
Eso no significa que deban quedarse en sus familias. Mi propuesta no es la educación en casa. Se trata más bien de no encerrarles, de sacarles del gueto, de dejarles abrirse al mundo…No estoy en contra de la escuela pero si me ofreces un acuario perfecto, igualito que el mar de verdad, con todos los detalles, lo siento pero prefiero el océano. De hecho, si colocas una pecera gigante en mitad del océano, los peces se ponen a nadar en cuadrado y, cuando la retiras, continúan haciéndolo…

Entonces, ¿cuales son esas condiciones?
Todos tenemos una inclinación natural y espontánea al aprendizaje que me gusta llamar nativa, indígena y endógena. Se ve perfectamente en una criatura de año y medio: con qué curiosidad se abre al mundo, su tesón, su capacidad de experimentación…Está convencida de ser perfecta y de tener infinitas posibilidades…

Heike Freire

Pedagoga

"Quien se aleja de la naturaleza, se aleja también de sí mismo. Jamás podrá beber el agua fresquísima que mana de su fuente más íntima". Friedrich Nietzsche.

0 comentarios:

Publicar un comentario