ACOGER LA NATURALEZA DE CADA NIÑO Y CADA NIÑA

by 9:42 0 comentarios
Queridas lectoras y lectores:
El periódico Escuela me ha encargado una serie de pequeños artículos que se publican una vez al mes.
Voy a compartir aquí con vosotras algunos de ellos.
Espero que os gusten y, sobre todo, que susciten muchos comentarios.
Un abrazo

Acoger la naturaleza de cada niña y cada niño

Hace unos meses, ofrecí a los asistentes a unos talleres para padres y educadores, la posibilidad de poner en práctica algunos conceptos sobre el juego espontáneo que habíamos estudiado durante la mañana. La sesión iba a desarrollarse al aire libre, en un parque público tan vacío que parecía reservado para nosotros: 50 adultos y unos 30 niños y niñas. Desde que llegamos, fue interesante ver como íbamos ocupando el espacio y situándonos unas con respecto a otras. La mayoría de los niños se instalaron en el centro del parque, en una zona con grandes piedras. Había pedido a los adultos que se mantuvieran a distancia, observando los acontecimientos con unos sencillos criterios. Su actitud debía ser lo más neutra posible y solo podían intervenir si lo creían necesario. Pude notar la inquietud que generaban algunas interacciones entre las criaturas y con los elementos naturales. Fue entonces cuando el grupo de mayores (6 a 10 años) empezó a buscar un espacio propio, lejos de la mirada adulta. Al terminar, nos juntamos para compartir observaciones. Una madre comentó que su hijo manipulaba continuamente palos y piedras, en lugar de jugar con los demás. Le preocupaba su timidez y temía que no desarrollara habilidades sociales. Sorprendida, otra mujer explicó que, por el contrario, su pequeña había pasado todo el rato con sus compañeros y le inquietaba que no interactuara con el entorno. ¿Tal vez su actitud denotaba cierta dependencia emocional, una incapacidad para estar sola?. Hubo un largo silencio y las dos mujeres cruzaron sus miradas. Un maestro se preguntó en voz alta: “¿Por qué en lugar de valorar sus cualidades nos empeñamos en que sean de otra forma? Alguien susurró: “Y a eso le llamamos educación....”. Recordé una frase de Ronald Laing, el conocido anti-psiquiatra inglés: “antes que un objeto a transformar, un ser humano es una persona que necesita ser aceptada”.

Heike Freire

Pedagoga

"Quien se aleja de la naturaleza, se aleja también de sí mismo. Jamás podrá beber el agua fresquísima que mana de su fuente más íntima". Friedrich Nietzsche.

0 comentarios:

Publicar un comentario