Ciudades verdes

by 10:22 0 comentarios
Esta página quiere recoger testimonios e ideas de ciudades y pueblos amigos de los niños y la naturaleza,  espacios urbanos que han sabido integrarse en el entorno natural, respetando sus características y favoreciendo una convivencia creativa entre todos los seres: niños, ancianos y adultos; personas, animales y plantas...
Anímate a aportar tus vivencias y experiencias!!!!!!


BIODIVERCIUDAD
Acabo de conocer un proyecto conjunto de la Fundación Biodiversidad y el Instituto Jane Goodall para informar y concienciar sobre la importancia de la biodiversidad en el medio urbano, dirigido a especialmente a estudiantes de entre 8 y 12 años.  Consiste en talleres, ecosafaris urbanos, biomapas, ecoiniciativas y muchas otras actividades que se están desarrollando en las áreas de Madrid y Cataluña. La dirección de su blog, en las páginas amigas.



AL COLE ¡VAMOS SOLOS!

Bajo el lema “Cami escolar, espai amic”, el Ayuntamiento de Barcelona lleva  diez años promoviendo el hábito de ir al cole a pie. Ya son 49 las escuelas que se han sumado al programa, y serán 60 en 2011. La iniciativa es fruto de la coordinación entre el Instituto Municipal de Educación, el Área de Movilidad y los distritos. En ella participan, junto a los técnicos municipales, padres, maestros y asociaciones de comerciantes que ofrecen a los niños su ayuda frente a cualquier dificultad que puedan encontrar. Los itinerarios, trazados con la  participación de todos los implicados, suponen una mejora de las condiciones de seguridad, señalización y organización del espacio urbano, en calles y aceras.  El proyecto posee, además, un enorme potencial transformador: “Queremos desarrollar una nueva cultura de movilidad que priorice la calidad de vida de las personas y el respeto al medio ambiente”, señala Flor Majado, responsable del programa en el IMEB.
Los niños que van solos al cole recuperan una pequeña autonomía, un espacio social para charlar y compartir con sus iguales: “Me encanta ir sola al cole”, asegura María, de 8 años. “El pequeño camino que recorro está lleno de zonas verdes, y las disfruto mucho, especialmente cuando voy con mis compañeras”. También aprenden a cuidar de sí mismos y a ser críticos con los adultos: “Por el camino al cole, veo muchos conductores que no tienen cuidado”, cuenta Marta, de 11 años, “se pasan los semáforos en rojo, fuman o hablan por el móvil. Esto no me gusta, pero sé que es nuestra responsabilidad, que debemos aprender a protegernos”. Lleno de historia, de literatura, de relaciones sociales e incluso de cálculo y geometría, el camino escolar permite desarrollar la función educadora no solo de la familia y la escuela, sino también del barrio y la ciudad: sobre él los niños investigan, realizan proyectos y aprenden muchas cosas del “mundo real”.

El programa Madrid a pie. Camino seguro al cole, nació hace 4 años, para favorecer la autonomía y la calidad de vida de niñas y niños mientras van a la escuela. El colegio Puerto Rico, en el barrio de Orcasitas, es uno de los 23 centros que se han sumado al proyecto: “Antes había muchos problemas a la entrada del cole”, explica Gema, del equipo técnico. “Todo el mundo venía en coche y se creaban situaciones de peligro para los niños, generadas por las propias familias”. Un primer diagnóstico de la movilidad, realizado con la participación de padres y educadores, permitió conocer los hábitos de desplazamiento, los recorridos habituales, los puntos conflictivos y los aspectos a mejorar. A partir de ahí, se han identificado y definido dos caminos principales. Hoy, el centro ha organizado su primer “pedibus”, de prueba. Cerca de una treintena de niños y niñas, acompañados, esta vez, por unas pocas madres, una policía municipal y la técnica del ayuntamiento, van incorporándose al grupo. “Hoy las madres no vienen”, responde orgulloso Carlos, de 8 años, a la pregunta de una compañera más pequeña. “Es para que vosotros os hagáis más responsables y nosotras también nos descarguemos un poco”, explicaba una de las madres a una niña de unos 7 años. Soledad, la policía municipal, aprovecha para hacer educación vial sobre el terreno: “En este tramo la acera es más estrecha, observa, ¿os acordáis de cómo tenéis que ir?” “Pegados a las casas” responde un coro de voces infantiles. Mónica, Maribel y Jose Manuel, informadores ambientales, han estado repartiendo folletos en las tiendas, animando a los comerciantes a que se sumen al proyecto. Nieves, la de la papelería, está encantada de poder ayudar: “Por las características del negocio, aquí vienen muchos niños, conocemos a casi todos. A veces, entran solos y vienen las madres detrás buscándolos”.


Extraído de mi artículo: "Ciudades para los niños". Revista Integral, nº 369, septiembre 2010

Heike Freire

Pedagoga

"Quien se aleja de la naturaleza, se aleja también de sí mismo. Jamás podrá beber el agua fresquísima que mana de su fuente más íntima". Friedrich Nietzsche.

0 comentarios:

Publicar un comentario