PERO, SI VA DESNUDO!!!

by 20:33 0 comentarios
El acuerdo tácito por el que la mayoría de los adultos defendemos la importancia de los deberes escolares para la educación de nuestros hijos y alumnos, me recuerda el famoso cuento de Andersen titulado “El traje nuevo del emperador”: seguramente por miedo a perder nuestros privilegios, ninguno de nosotros se atreve a admitir que el rey va desnudo... Sin embargo, una revisión cuidadosa de la literatura científica, como la que realiza Alfie Kohn en “El mito de los deberes” (Kaleida, 2013) muestra que no existen pruebas concluyentes de su eficacia para mejorar el aprendizaje y/o adquirir hábitos de trabajo, especialmente en primaria. Con todo, la carga de deberes escolares no ha dejado de aumentar en los últimos 30 años y, junto con las actividades extraescolares, son una de las principales causas del estrés y del escaso tiempo libre del que disfrutan los niños y niñas de hoy para jugar y descansar. Si tenemos en cuenta el decisivo papel del juego espontáneo en el desarrollo infantil, ésta sería ya una razón suficiente para que los deberes desaparecieran o, al menos, para que se transformaran. Además, sus contenidos suelen consistir en aburridas repeticiones de enunciados (supuestamente para mejorar la caligrafía sin ningún placer, ¿tal vez por aquello de que “la letra con sangre entra”?); actividades homogéneas, elegidas por el profesor, muchas veces redundantes entre materias y sin el más mínimo atractivo para los alumnos. La práctica de los deberes escolares, en su enfoque convencional, no tiene en cuenta el bienestar de los niños y niñas, ni tampoco su motivación personal; se ha convertido en un ritual que les enseña a inhibir su curiosidad natural, sustituyéndola por un aprendizaje artificial, dirigido y controlado desde afuera. Si queremos ser honestas con nosotras mismas, deberíamos gritar que el rey va desnudo: así podríamos replantearnos el sentido de los deberes y, con la participación de los alumnos, adaptarlos a sus auténticas necesidades e intereses. 

Heike Freire

Heike Freire

Pedagoga

"Quien se aleja de la naturaleza, se aleja también de sí mismo. Jamás podrá beber el agua fresquísima que mana de su fuente más íntima". Friedrich Nietzsche.

0 comentarios:

Publicar un comentario