¡Estate quieto y atiende!. Una nueva edición, revisada y ampliada

by 13:34 8 comentarios
Queridas lectoras y lectores,
En los últimos dos años y medio, muchas de vosotras me habéis preguntado dónde y cómo conseguir mi segundo libro que, desgraciadamente, estaba agotado. 
Tengo ahora el placer de presentaros una segunda edición, revisada y ampliada con las reflexiones y conocimientos que he ido acumulando durante este tiempo. Publicada con todo el cariño y el cuidado por la editorial Herder, la obra ha recuperado también su título original, lo que es para mí ¡una enorme alegría!.

Además de un trabajo sobre el déficit de atención y la hiperactividad, en niños y niñas, "¡Estate quieto y atiende!" proporciona una visión amplia de las dificultades que encuentra la infancia de hoy para desarrollarse plenamente: los problemas ligados al sedentarismo, al exceso de pantallas, a la falta de contacto con la naturaleza,  a la presión por los resultados, a la exigencia de "normalidad" y la consecuente negación de la singularidad de cada criatura. Desmitifica algunas de las creencias educativas más  arraigadas en nuestra cultura, como por ejemplo que:
- para atender y aprender es mejor estarse quieto; 
- los conocimientos científicos se incorporan escuchando explicaciones claras; 
- es posible enseñar contenidos cognitivos con independencia de la etapa de desarrollo y del estado emocional de los niños.
Por último, ofrece numerosas pistas e ideas para transformar los espacios educativos y familiares, introduciendo la naturaleza como nuestro mejor aliado.
Espero y deseo que disfrutéis de su lectura tanto como yo he disfrutado (re) escribiéndolo.
Un fuerte abrazo 

¿Donde comprarlo?


Heike Freire

Pedagoga

"Quien se aleja de la naturaleza, se aleja también de sí mismo. Jamás podrá beber el agua fresquísima que mana de su fuente más íntima". Friedrich Nietzsche.

8 comentarios:

  1. Buenas! me encantaría poder conseguir el libro.
    ¿Dónde o cómo podría obtenerlo? Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Pablo, muchas gracias por tu interés. El libro está disponible en la web de la editorial: www.herdereditorial.com/estate-quieto-y-atiende
    Y a partir de septiembre en las librerias. Espero que lo disfrutes. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  3. Estimada Heike:

    Escuché con atención la interesante entrevista, creo que fue en Radio Nacional, que te hicieron ayer. Solamente quería expresar que el exceso de exposición de los niños a distintos tipos de pantallas que comentabas es igual de preocupante que le pérdida de la escritura a mano. Están ya archidemostrados los beneficios de coordinación hemisférica e integración emocional de la escritura a mano. Nos estamos convirtiendo en una cultura digital (en el sentido literal del término: de dedos) que pulsa teclas, y creo que lo que comentabas de que se está creando un nuevo tipo de cerebro con conexiones neuronales nuevas es el signo de los tiempos y no sabemos si va a ser bueno o no. Yo, cuando escribo a mano, noto una mayor conexión emocional con lo que escribo. De hecho, para relatar sucesos o pensamientos de los que me cuesta hablar a veces recurro a medios digitales, con los que logro una menor implicación emocional. No sé tu parecer o tu experiencia al respecto. Quizá hables de ello también en el libro.

    Enhorabuena por la publicación y un cordial saludo:

    Juan

    ResponderEliminar
  4. Hola otra vez. Ayer estaba pensando que la saturación actual de la vista y el cerebro por las pantallas es semejante al proceso de saturación auditiva que ha ido sufriendo gradualmente la civilización occidental a lo largo del siglo XX. Si hemos "sobrevivido" a eso, supongo que también sobreviviremos a esto. Es cierto que las dos cosas crean mucho "ruido" mental y distracción, si no se hace un uso consciente del ordenador y de la radio/tv, con lo que cada vez es menos fácil mantener un cierto grado de calma y cordura, de prestar atención a lo esencial en uno y en la vida. Se me ocurre también que los avances tecnológicos han ido paralelos a las mejoras en la salud, la higiene, la medicina, la técnica, la división y racionalización del trabajo, la producción en cadena, etc. En el siglo XIX la esperanza de vida era corta, el trabajo era duro y poco mecanizado, el tiempo de ocio era muy reducido. Parece que ahora que vivimos tanto y tenemos tiempo de ocio tenemos que rellenarlo con sonido e imágenes; sonido e imágenes que también nos acompañan a la hora de aliviar la alienación de muchos trabajos. Son sólo algunos pensamientos en voz alta que se me han ocurrido al hilo de la entrevista.
    Un saludo:
    Juan

    ResponderEliminar
  5. Estimado Juan, muchísimas gracias por tus interesantes comentarios y disculpa que no haya podido responderte antes. Totalmente de acuerdo contigo en el tema de la escritura a mano respecto a la escritura en pantalla. Me parece que es un aspecto que está menos estudiado, aunque habría que investigar...Lo que sí se por ejemplo, es que todo el asunto de que los niños y las niñas son nativos digitales (quienes tenemos una cierta edad ya seríamos emigrantes) no es totalmente cierto. Las investigaciones demuestran que las criaturas prefieren leer en papel porque tocar, desplegar el sentido del tacto, les ayuda a comprender mejor lo que están leyendo. De hecho el sentido del tacto es el primero que desarrollamos y el sistema nervioso, embriológicamente procede de ella. En cuanto a la escritura, está claro que poder tocar el papel y el lápiz aporta también mejor comprensión de lo que queremos decir y más integración. La propia relación con la máquina (en lugar de simplemente con el papel y el propio mundo interior) supone ya un cierto estado de insensibilidad como muy bien has observado.
    Por lo que se refiere a las previsibles mutaciones en el cerebro humano, no creo que sea un signo de los tiempos: desde mi punto de vista padres y educadores debemos resistir lo más posible para garantizar la salud física y psíquica de los niños y niñas, en la edad en la que sus cerebros se están formando (al menos hasta los 12/14 años). Me parece que es una responsabilidad que no deberíamos delegar resignándonos a ese "signo de los tiempos"..La cuestión no es si nuestra especie va a sobrevivir o no a esto, sino en qué condiciones, con qué grado de salud, de humanidad etc. Es cierto que los avances tecnológicos en algunos casos nos simplifican la vida, pero también lo es que nuestra cultura ha avanzado mucho, tal vez demasiado a nivel tecnológico, y muy poco en valores humanos. Un cordial saludo también para tí

    ResponderEliminar
  6. Hola
    Estoy leyendo tu libro y me está pareciendo muy interesante. Tengo un niño de 7 años recién diagnosticado de Déficit de Atención, Hiperactividad y Dislexia (un buen diagnóstico, con muchas pruebas al niño, no solo tests). Y estoy muy confusa. El niño es afable y bueno, pero lo está pasando muy mal porque en el colegio no se entera y ya se da cuenta. No hemos ido al neurólogo a que confirme el diagnóstico por miedo a que lo medique, pues no queremos. Pero mi hijo necesita ayuda, pues tiene un alto nivel de ansiedad y bajo autoconcepto. No se qué hacer. Malo medicarles y etiquetarles y malo no hacer nada. Ojalá pudiera huir con él y no llevarle mas al cole, con esta educación tan obsoleta.
    Como ves, estoy totalmente perdida.

    ResponderEliminar
  7. Estimada amiga,
    Muchas gracias por este sincero y sentido mensaje. Entiendo tu confusión, tu desazón. Tu hijo está sufriendo y, aunque sabes que necesitas hacer algo, que no puedes quedarte con los brazos cruzados, tienes dudas sobre la mejor forma de actuar. Te aseguro que no hay una sola forma de enfrentar la situación ni tampoco dos, sino infinitas maneras, cada niño y cada niña, cada familia puede encontrar la suya. Como puedes ver en el blog, ofrezco asesoramiento (ya sea presencial u online) a personas que como tú, se encuentran en este tipo de encrucijadas. Si sientes que mi criterio podría ayudarte, te aconsejo que te pongas en contacto con Laura Hernando, la persona que gestiona mi agenda en el siguiente mail: secretariaheikefreire@gmail.com. Un abrazo y toda la fuerza del mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Heike.
      Gracias por tu respuesta. La leí el mismo día. Desde entonces hemos estado dejando pasar un tiempo para meditar, pensar bien. Seguimos sin ir al neurólogo. Quiero que la medicación sea nuestra última opción. También estoy buscando escuelas con una pedagogía más libre, más activa, y al hacerlo, para mi sorpresa, he descubierto que el 21 y 22 de abril darás un Taller sobre educar en verde en Madrid, en la Escuela La Estrella del Pez Luna. Por supuesto, ya me he apuntado con mi hijo. A ver si aprendemos algo que le ayude (y nos ayude) a sobrellevar tanta presión y a la vez pasar unos buenos ratos al aire libre, en la Naturaleza, que tanta falta nos hace a todos.
      Por cierto, me ha encantado tu libro. Muy ameno de leer y con ideas para poner en práctica (me ha ayudado a tranquilizarme un poco con el tema de mi hijo y verlo todo de una forma mas pausada y reflexiva). Lo voy a recomendar mucho a todos los que tienen niños, porque les va a ayudar a que crezcan mas sanos y felices. Desde luego yo ya estoy poniendo en practica muchos de tus consejos, que son fáciles y de sentido común. Y te digo que, al menos en casa y en familia, el cambio se nota -el colegio es otro cantar- y por ello te estoy agradecida.
      Mas vitamina N nos ha venido de periquete a todos.
      Un saludo.

      Eliminar